Lírica y alma en el día a día

Comencé a leer el poemario “Cuaderno Bicéfalo de Nuria Viuda y Rafael Parrado” con fuertes interrogantes y con el entusiasmo de irme encontrando con una manera de hacer muy poco común. El poemario partía de la biografía de una santa: Faustina Kowalska. Rápidamente supe...

Refugio XLV – El cole

Escuchó con mucha tristeza las palabras que unos niños le escupían a otro. Sintió una punzada en sus vísceras. -¡Apártate estúpido, qué eres un cerdo! Uno tras otro, se lo fueron repitiendo. Corrió hacia el pequeño que lloraba incrustado en la pared por aquellas pedradas verbales....

Versos que se miran en los días

¿Qué hora es? / Me gusta verte sonreír. / (Casi lo habían conseguido: callarnos) / Paso de largo, no quiero rezar. / Indago en el transcurrir manso. / Traía prendido en su ser algún jirón de noche oscura. / Siempre es volver. / Te...

Refugio XLIV – SANGRE, SOLIDARIDAD Y HALA

Algo impedía que la puerta se abriese, tuvo que emplearse a fondo y al cabo de tres o cuatro empujones, pudo asomar la cabeza. Julia dio otro pequeño empujón y entró de perfil en casa. Su madre yacía en el suelo sobre un gran...

Refugio XLIII – El león, la domadora y Khaled

Un león hambriento, ruge dentro de mí. Soy consciente de sus colmillos, de la fuerza descomunal que tiene. Busca su ración con ira. Está solo y no se avista nada que le pueda calmar. Pero presiente en la lejanía una figura que le traerá...

El aliento de los versos

Solo me queda / tu retrato / quebrado en mi cartera / con tantas arrugas / como lunas / me separan de ti, / intacto en mi recuerdo / inerte en mis deseos, / espectro de cada noche, / una arruga más cada día,...

Filosofía en la tienda del nuevo rector del CCEE en Bogotá

-Buenos días Julio. –Buenos días, hoy no están malos. – ¿Pero de qué tiempo hablamos del externo o del interno? – Desde luego es mucho más emocionante hablar del interno.- Ya lo creo, el hilo que mueve la vida es el conocimiento. –Por supuesto,...

Refugio XLII – ¡Fiesta!

La calle era un hervidero. El olor a garrapiñadas se colaba por el interior de las casas. En una esquina de la plaza, eran los churros los que aromaban el ambiente. Los puestos de mercadillo también estaban presentes. En la plaza ya estaba montado...

Otro julio de versos en Veguellina de Órbigo

Traían las olas olor a piedra, / las olas venían de tan lejos… / La lejanía de las piedras, / la cerquedad de la huella / tantas veces repetida en la piedra. / Olor a piedra. Pero ¿Qué olor tiene la piedra? / Huele...

Patricia Cabello Toribio, balonmano

Había una pelota en el recodo del corazón donde se guardan los secretos. En la redondez del balón se escondían los días buenos que vendrían. Días llenos de vida donde aprender a rodar por los caminos de la rutina. Aquella redondez que siempre había estado...

Refugio XLI – La tinaja de Sol Gómez Arteaga

             -¿Dónde se esconde la conciencia humana Khaled? Le pregunto Adel, su primo. – Estamos en un mundo convulso Adel. ¿Pero el mundo ha sido alguna vez una balsa de aceite donde el humano muestre cordura, respeto y empatía? Adel cerró el periódico donde se...

Turienzo de los Caballeros: poesía enredando tarde y piedras

Piedras, palabras, manos. / El trino de las aves, acariciando el silencio. / La música arropando la tarde. / Piedras, palabras, versos. / El agua fluyendo por el pueblo, / como un niño jugueteando a ser otro niño. / Piedras, palabras, verbos. /El corazón...

Órbigo, agua de palabras – Veguellina de Órbigo

¿Cómo sé que es mío este poema / que ahora se inicia en las  líneas / de esta página, aún desierta? / ¿Cómo hice este poema? /Me preguntaré cuando las alas del viento / convoquen recuerdos venideros. / ¿A quién le robé este poema...

Refugio XL – Parkinson Astorga y comarca

“Se necesita persona para cuidar a un enfermo de Parkinson durante tres o cuatro horas al día. Contactar con Fulano en teléfono xxx xxx xxx” Hala leyó en el tablón de anuncios de la oficina del ayuntamiento, el anuncio. Pensó que le vendría muy...

Refugio XXXIX – ¡Viva la vida!

-¡Viva la vida! Así se dirigía Adel a su primo Khaled.- ¡Por fin me han llamado de ese almacén para comenzar a trabajar! Dio un par de saltos de alegría. Khaled, que estaba ensayando una nueva obra de teatro de sombras para representar en...

Ágora es vestirse de versos

Ya apunta la luna su luz en la plaza. / En la piedra durmiente, se despierta la gracia.  / La luna viene a escuchar, los versos, / las vidas, los colores de la noche, / que se encienden los viernes de Ágora. / Un...

Caminando juntas – Ribereñas del Órbigo

Quiero recoger en estas líneas la importancia que a lo largo de estos diez años, ha tenido compartir con todas y cada una de las socias, un tranquilo camino donde intercambiar experiencias e ilusiones, momentos sublimes y los otros, los perores. Un camino en...

Refugio XXXVIII – Donar sangre

Mazem y Hala acudieron a donar sangre a su centro de salud. Tanta sangre derramada en su país…, al menos la de ellos, que sirviera para sanar a los habitantes del pueblo que les había dado una segunda oportunidad. Ese medio día, en la sobremesa,...

Las filografías de Richard Le Manz

Mamá jirafa condujo durante largas jornadas a su prole, en busca de un lugar donde habitara el verde, donde la esperanza se llamase futuro. Anduvieron muchos kilómetros, pero  no lograban dar con un “Hábitat” esperanzador. Durante su larga travesía, solo encontraron aridez y soledad....

Refugio – Capítulo XXXVII – Leer

Hala se quedó en el vano de la puerta, contemplando como su hija, sentada de espaldas, leía un libro. Era la misma estampa de su hermana. ¿Qué habría sido de su hermana? ¿Estaría muerta? Las lágrimas comenzaron a rodar por las mejillas de Hala....
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.