Refugio LX – La calle como casa

Desde la esquina donde Ahmad esperaba a que el semáforo se pusiese en verde, le pareció ver casi al final de la calle de enfrente, una cabeza asomando desde un portal. En su corazón brincó la angustia. En cuanto el semáforo se puso verde, se...

Refugio LIX – Prostitución

La prostitución es otra de las tristes, penosas, inhumanas y humillantes consecuencias machistas de la sociedad. Es una lacra en la que me vi inmersa cuando llegué a este país y que duró cinco terribles años. La prostitución es como vivir en un campo de...

Refugio LVIII – Leer hace vida

Esta noche hay luna llena, / en su pandero blanco / noto los ojos y los vuelos / de todos los que me precedieron. / Una misma luna alumbrando / todo el universo. / Alumbrando sueños y desvelos, / reflejando el...

Refugio LVII – Cuando la vida aprieta

Tal y como Adel había previsto, uno de sus compañeros de trabajo, comentó la dirección del hospital donde se encontraba Juan, aguzó el oído para enterarse, esperaría un par de días para ir a visitarle.  Cuando abrió la puerta de la habitación, observó a Juan...

Refugio LVI – Cuando la vida aprieta I

Adel, primo de Ahmad y de Kaled, llegó al almacén un poco antes, ya que hoy llegaba pedido y le gustaba estar allí cuando llegasen los camiones con las mercancías. Fue una jornada intensa, pero Adel era un joven dispuesto a laborar y a ser...

Estébanez de la Calzada, un pueblo de mas de dos mil años

Hace frío, la tarde doblega su luz ante la noche cercana. Pero en el pueblo recreado para el Belén Viviente, de Estébanez de la Calzada, se nota calor. Un calor que emana de las personas que han dedicado y dedican parte de su ocio, a...

Refugio LV – Números muertos

Khaled se encontraba feliz, dejando en cada mesa del local donde acogía cada tarde a los muchachos para realizar tareas extraescolares, un lápiz y un cuaderno. Era el día uno de enero y quería que cada muchacha y muchacho que asistían al grupo, tuviera posibilidad...

Hacia Villoria de Órbigo en Navidad

Hacia Villoria de Órbigo, se encamina la amistad, la unión, la línea de puntos que da buenas vibraciones. Las manos unidas de un buen puñado de mujeres, que durante todo el año se unen para hacer creaciones preciosas con lanas y un ganchillo, deja este...

Refugio LIV – Lectura Solidaria

- ¿Ghada, quieres venir conmigo mañana a la biblioteca? Se celebrará una lectura solidaria “Escritores por Ciudad Juárez”. Le comenta Hala a su hija -¡Sí! Hasta me gustaría leer, tengo un poema que hice para el colegio, si tengo oportunidad. ¿Por qué...

Miguel Pérez – Un Trébol de cuatro hojas

En la cocina reposa una cazuela de sopas con congrio. El aroma es sublime. Mientras, Trébol revuelve en su caja de herramientas; anda detrás de un proyector que trajo del rastro hace un tiempo. Pasado un rato, parece que resuelve el problema, ajusta, destornilla, encaja,...

Refugio LIII – Ego, material destructor

Arrancó la hoja de noviembre del calendario. El calendario deshojado, sólo con una hoja, le  retrotrajo a su niñez. Quedó absorto un rato, contemplando la hoja del mes de noviembre. En uno de aquellos días de noviembre de hacía tantos años, había nacido su...

Fin de semana cultural en Veguellina de Órbigo

Tangueando la tarde del viernes en la biblioteca “Río Órbigo”, un argentino veguellinense, fue desgranando sentimientos y emociones de las letras del tango, escritas en lunfardo. César Tamborini Duca, odontólogo jubilado y escritor, explicó los pormenores recogidos en su libro “CHE (Lunfardiadas)”, un diccionario...

Refugio LII – Niños llave

-¡Ya voy yo! ¡Qué alegría Khaled! Pasa, pasa, llegas a tiempo, nos disponíamos a cenar. Verás que contenta se pone mi madre. Ayer mismo me preguntó por ti, como sabe que nos vemos de vez en cuando.              - Gracias, he de comentaros algo que...

Refugio LI – “ARMH”

Julia (la hija de Clotilde, la vecina que vive enfrente de Hala y Mazem) llega a casa contenta y le enseña a su madre una hoja, después de besarla.              - Tienes que contestarme a las preguntas  para cumplimentar esta hoja con los datos de...

Refugio L – Saipal, un sietemil especial

Ghada llegó a casa tan dolorida e indignada que pasó como una exhalación por delante de su madre si darle el beso de bienvenida que siempre le daba al llegar de clase.              - ¿Ha sucedido algo? Preguntó extrañada Hala. Después de dejar en su habitación...

Refugio XLIX – ¿Cómo conducimos? Así nos conducimos

-Calma, lo estás haciendo muy bien. Para ser tu primera clase práctica está casi perfecta. Entiendo que estés nervioso, pero eso no ayuda. Al volante debes ir con mucha atención y responsabilidad. Van en juego tu vida y la de los demás, por eso...

Bienvenida Filosofía

Aquel día en el aula se respiraba un ambiente casi festivo, era nuestro primer día de curso y además estrenábamos una asignatura nueva.              -¿Alguien sabe de qué va la filosofía?              - He hojeado un libro de mi hermano mayor y no he entendido nada....

Refugio XLVIII – Pobreza

Samir, el hijo de Hala y Mazem, ha logrado entrar en el mundillo artístico de la ciudad, gracias a su extraordinario don para la pintura, a su dedicación y a la ayuda inestimable de su mentor, el dueño de la tienda de antigüedades, donde...

Refugio XLVII: “Ponle un cero al tabaco”

Julia, la hija de Clotilde, la vecina de enfrente de la vivienda de Hala y Mazem, al fin había conseguido un trabajo de lo suyo. Pasaba consulta con el otorrinolaringólogo de uno de los ambulatorios de la ciudad. El primer día que visitó la...

Refugio XLVI – Respetar es amar

Kaled llegó a su clase de prácticas, y les enseñó a los alumnos una bolsa de plástico, llena de desperdicios. - La clase de hoy, no la encontraréis en los libros, es una clase de respeto y cariño por el entorno. Veréis, desde que la...
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.