La institución provincial apoyará con 15.000 euros a las 31 farmacias ubicadas en el área rural que se encuentran en situación económica comprometida

El presidente de la Diputación ha recibido a los representantes del Colegio Oficial de Farmacéuticos de León, con quienes la institución provincial colabora en diferentes iniciativas encaminadas a la mejora de la atención que prestan estos profesionales, en especial en el área rural de la provincia. 

En esta ocasión, el presidente de la entidad, Javier Herradón, ha tenido la oportunidad de explicarle a Juan Martínez Majo el desarrollo de la nueva normativa europea que obliga a las farmacias a contar con un nuevo elemento de seguridad que consiste en un identificador único y un dispositivo contra manipulaciones en el envase de los medicamentos, que permitan su identificación y su autenticación. En este nuevo sistema, será necesaria la implantación de infraestructuras informáticas. La Diputación de León colaborará con 31 farmacias rurales que se encuentran en una situación económica comprometida, con un total de 15.000 euros. Con ellos, se podrá adquirir todo el equipo necesario para adecuarse a la normativa.

A través de este sistema, se incorpora en todos los medicamentos un código único, que estará registrado en una base de datos única, conectada con el Hub Europeo. Las farmacias tendrán que verificar cada producto antes de dispensarlo. Los principios de esta iniciativa, según explicaron los farmacéuticos al presidente de la institución provincial, se basan en garantizar la protección continuada durante toda la cadena de distribución, asegurar una codificación e identificación única para cada medicamento, consolidar una base de datos para la verificación de medicamentos, trabajar conjuntamente en beneficio de la sociedad, poner el foco en la seguridad del paciente protegiendo su privacidad o usar métodos de seguridad simples, robustos y efectivos a un coste razonable, entre otros.

Estos principios están encaminados a evitar el riesgo de entrada de medicamentos falsificados en la cadena legítima de distribución, reforzando aún más al paciente las plenas garantías de los medicamentos que se dispensas en las farmacias. Con este fin, el sector ha puesto en marcha la sociedad `SEVeM´, en la que están representados diversos actores del sector, y es la encargada de desarrollar todo el proceso y ejecutar el programa. Respecto a la infraestructura tecnológica, incluye la creación de una red colegial, NodoFarma, para la conexión de las farmacias.

De esta forma, cuando los farmacéuticos reciban el producto, deberán validarlo y desactivarlo para que nadie más pueda vender un producto con ese código, y estarán obligados a verificar que el medicamento es verdadero y no ha sido manipulado antes de venderlo. Este nuevo sistema requerirá que todas las farmacias cuenten con una serie de requisitos técnicos y formativos, como la implantación de la red que conecte a las farmacias, un equipo informático un programa homologado para la verificación y escáneres especiales capaces de leer los nuevos códigos bidimensionales.

Farmacias rurales

La actual red de farmacias en León está compuesta por 324 oficinas y 18 botiquines, que garantizan el acceso al medicamento a todos los ciudadanos independientemente del municipio en el que residan. 208 de estos puntos de atención farmacéutica se encuentran ubicados en el área rural y 143 en zonas urbanas.

La Diputación ya ha colaborado con la implantación de la receta electrónica en las farmacias, con el doble objetivo de mantener el empleo en las localidades más pequeñas de la provincia, además de colaborar a mantener un servicio de este tipo de asistencia en el área rural.

Impactos: 24