La tasa de inserción laboral de los titulados de Formación Profesional en Castilla y León sigue creciendo y se sitúa en el 84,4 %, más de 25 puntos porcentuales que la registrada en el año 2012, momento en el que este indicador se cifraba en el 58,9 %, en plena crisis económica, tal y como indica el último estudio de inserción laboral realizado a 2.200 egresados de FP de la Comunidad que tras finalizar sus estudios en el curso 2016-2017 buscaron trabajo. Este estudio señala que las familias profesionales con mayor grado de inserción son Energía y Agua, Instalación y Mantenimiento, Fabricación Mecánica, Informática y Comunicaciones y Electricidad y Electrónica (entre el 86 y el 100 %). El informe también refleja que de los egresados de FP que encontraron un empleo antes de un año de finalizar sus estudios, el 84,7 % son hombres y el 79,4 % son mujeres.

Los últimos datos de inserción laboral de los titulados de Formación Profesional de Castilla y León sitúan en el 84,4 % su incorporación al mercado laboral tras un año de haber finalizado sus estudios, lo que demuestra un crecimiento cercano a 20 puntos porcentuales desde el año 2012, cuando este indicador se encontraba en el 66,7 %.

El informe se ha elaborado con los datos de 2.201 encuestas a egresados de FP en el curso 2016-2017 realizadas del 22 al 31 de octubre de 2018 –1.559 entrevistas telefónicas- y del 19 de octubre al 6 de noviembre –642 encuestas online-. Se trata de una muestra estratificada aleatoria, cuyo margen de error es el +/-1,8 % y con un nivel de confianza del 95,5 %.

El informe indica que del total del alumnado titulado en el curso 2016-2017, el 66,2 % son activos en términos de búsqueda de empleo tras un año de haber finalizado sus estudios y el 33,8 % restante son inactivos, siendo el 32,6 % porque continúa su formación académica cursando otras enseñanzas y un 1,2 % no busca empleo.

De ese 66,2 % de jóvenes activos, el 82,1 % se encontraba trabajando al año de finalizar sus estudios y el 17,9 % estaba buscando empleo, mientras que del 33,8 % de inactivos, continuaba estudiando el 96,5 % y el 3,5 % estaba en paro.

En cuanto al tiempo que tardan los titulados en encontrar empleo, un 20 % enlazó el trabajo con las prácticas en la empresa, un 14,5 % consiguió un empleo en menos de un mes y un 42 % de ellos tardó sólo algunos meses en conseguirlo, mientras que el resto continuó con el trabajo que tenía antes de empezar el ciclo.

El método de búsqueda de empleo más frecuente para los encuestados es acudir a las empresas (28,4 %), seguido de la información que proporcionan los familiares, amigos y contactos (25,8 %), internet (17,5 %) o bien acudir a la empresa donde realizó la Formación en Centros de Trabajo (FCT –módulo obligatorio en todos los ciclos de FP-), otras prácticas u otra formación, con un 13 %.

Con respecto a los titulados que continuaron sus estudios, el 48,8 % accedió a un ciclo formativo de Grado Superior, el 21 % cursó estudios universitarios, el 13,8 % optó por matricularse en un ciclo de Grado Medio y el resto se presentó a oposiciones, realizó cursos de especialización relacionados con el ciclo formativo o estudió idiomas, entre otras cuestiones. Un dato destacable en este aspecto es que el 76,2 % de los titulados que continúa estudiando afirma que los estudios que cursó, al año de haber terminado el ciclo formativo, están relacionados con el mismo, frente al 23,3 % que realiza actividades no vinculadas.

Uno de los datos más relevantes señalados en el informe es que el 82,1 % de los titulados que estaban trabajando encontró empleo en su misma provincia de residencia, mientras que el 6,1 % lo hacía en otra provincia de Castilla y León y tan sólo un 3,3 % fuera de la Comunidad.

Familias Profesionales con mayor inserción laboral

Las 21 familias profesionales de FP existentes en la Comunidad cuentan con una tasa de inserción laboral superior al 72,1 %, salvo Artes Gráficas que se sitúa en el 50 %. Así, las familias profesionales que obtienen el mayor grado de inserción son Energía y Agua, Instalación y Mantenimiento, Fabricación Mecánica, Informática y Comunicaciones y Electricidad y Electrónica (entre el 86 % y el 100 %); seguidas de Sanidad, Imagen y Sonido, Química, Actividades Físicas y Deportivas, Edificación y Obra Civil, Madera Mueble y Corcho, Transporte y Mantenimiento de Vehículos, Textil, Confección y Piel, Comercio y Marketing, Agraria, Hostelería y Turismo, Servicios Socioculturales y a la Comunidad y Administración y Gestión (entre el 75,7 % y el 84,5 %) e Industrial Alimentarias con un 74,4 % e Imagen Personal con un 72,1 %.

Además, el informe también refleja que de los egresados de FP que trabajan, el 84,7 % son hombres y el 79,4 % son mujeres, lo que demuestra que no existen diferencias significativas en este aspecto.

Evolución de la tasa de inserción laboral

La evolución de la tasa de inserción laboral de los egresados de FP activos a un año de finalizar sus estudios (mes de diciembre del año siguiente) manifiesta una tendencia ascendente desde el año 2011. En diciembre de 2012 se situaba en un 58,9 %, en el mismo mes de 2013 se situó en el 66,7 %, en 2014 fue del 74,9 %, en 2015 del 78,2 %, en 2016 se cifró en un 80 % y, en 2017, último dato de los egresados en 2016 recogido en este este estudio, sitúa a este indicador en el 84,4 %.

Aspectos generales de la FP y valoración de los egresados

El informe indica que los titulados del curso 2016-2017 proceden en mayor medida de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) con un 35,7 % y de Bachillerato con un 32,7 %, mientras que el 16,2 % estaba trabajando antes de comenzar sus estudios de Formación Profesional y el 7 % cursaba anteriormente estudios universitarios.

Además, el 95 % de los estudiantes que cursaron sus estudios de FP en Castilla y León proceden de la Comunidad y su elección por estas enseñanzas vino motivada principalmente por su interés en el área o materia con un 46,1 %, por sus salidas laborales con un 20,6 % y para completar su formación con un 14 %, entre otros aspectos. Por último, el 81,3 % de los alumnos encuestados considera que la orientación sobre sus estudios fue útil o muy útil.

Plan General de Formación Profesional 2016-2020 de Castilla y León

El Plan General de Formación Profesional 2016-2020 de Castilla y León se configura como un elemento de la Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo, con la intención de contribuir a la consecución y el mantenimiento del empleo en Castilla y León desde el ámbito de la formación. La citada Estrategia nació en el año 2012 en el seno del Diálogo Social de la Comunidad de Castilla y León, como un proyecto destinado a integrar las distintas actuaciones llevadas a cabo por la Administración autonómica en estas materias y para posibilitar una respuesta más eficaz frente a las desfavorables circunstancias presentes en aquel momento.

Una de las principales líneas de actuación de este Plan General es conseguir que los estudiantes de FP obtengan la mejor formación para acceder al mercado laboral y, para ello, las acciones formativas que recibe tienen por objeto la cualificación profesional, combinando los procesos de enseñanza y aprendizaje en la empresa y en el centro de formación.

Impactos: 16