Las personas que tienen recomendado vacunarse frente a la gripe podrán hacerlo entre el 23 de octubre y el 14 de diciembre, recomendándose, con carácter general, que se solicite para ello cita previa de forma escalonada.

Las personas que conforman los grupos de riesgo sanitario y social que tienen aconsejado vacunarse frente a la gripe podrán hacerlo a partir del próximo martes, 23 de octubre y hasta el 14 de diciembre.

Como siempre se recomienda que para vacunarse se soliciten cita previa para recibir la inmunización de forma escalonada.

La vacunación antigripal, universal, gratuita y voluntaria para las personas que así lo tienen recomendado, tiene como objetivo reducir la mortalidad y morbilidad asociada a esta enfermedad y el impacto social y sanitario de la gripe en la comunidad.

La Junta de Castilla y León pone en marcha este otoño la campaña autonómica de vacunación frente a la gripe que, en esta ocasión, presenta como principal novedad, la incorporación de la vacuna tetravalente, con cuatro cepas gripales y cuyo propósito es cubrir todas las posibilidades de circulación del virus B de la gripe entre la población de hasta 64 años. Para las personas de 65 años y mayores, la vacuna recomendada sigue siendo la de tipo adyuvada con inmunogenicidad reforzada.

En total, se han adquirido 660.000 dosis con las que atender la campaña, de las que 450.000 corresponden a la unidades adyuvadas y 210.000, a las tetravalentes. En total, la Consejería de Sanidad ha destinado 3.193.944 euros al suministro vacunal, de los que 2.012.400 corresponden a las primeras y 1.181.544 euros, a las segundas.

En cuanto a la distribución inicial por provincias de las vacunas frente a la gripe, quedando un remanente para su uso según las necesidades, ésta queda de la siguiente forma: Ávila, 45.180 dosis (29.250 adyuvadas y 15.930 tetravalentes); Burgos, 83.000 (58.000 y 25.000); León, 104.905 (75.820 y 29.085); Palencia, 39.832 (27.259 y 12.573); Salamanca, 77.200 (55.850 y 21.350); Segovia, 38.000 (26.000 y 12.000); Soria, 23.530 (16.430 y 7.100); Valladolid, 120.995 (75.635 y 45.630); y Zamora, 51.840 (37.000 y 14.840).

Otros cambios recogidos en las recomendaciones de vacunación establecidas por la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud para la presente campaña se refieren a la incorporación de nuevos pacientes al grupo de riesgo sanitario: enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico; hemofilia y trastornos hemorrágicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples; fístula de líquido cefalorraquídeo; enfermedad celíaca; enfermedad inflamatoria crónica y personas de cualquier edad institucionalizadas de forma crónica.

Grupos de riesgo sanitario y social

Los pacientes con las patologías anteriormente citadas se incorporan a  un grupo de riesgo sanitario que tiene recomendada la vacunación frente a la gripe y que, con carácter general, se concreta en personas adultas y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas -pulmonares, cardíacas, renales, hepáticas, oncológicas, neuromusculares graves, diabéticos, inmunodeprimidos, etc.-; personas con discapacidad o déficit cognitivo -síndrome de Down, demencias, etc.-; niños y adolescentes, de entre seis y dieciocho años, que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe; personas con obesidad mórbida -índice de masa corporal superior a 40-; y mujeres embarazadas, en cualquier momento del embarazo.

También tienen recomendado vacunarse las personas que residan en instituciones cerradas: centros o instituciones geriátricos y centros de asistencia a enfermos crónicos, disminuidos psíquicos, etc.; trabajadores sanitarios; personas que puedan transmitir la gripe a pacientes de riesgo: trabajadores de centros asistenciales de mayores, trabajadores sociales de similar dedicación -atención a crónicos- y cuidadores y convivientes con personas de riesgo; servicios esenciales para la Comunidad: bomberos, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, Protección Civil, etc.); trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con el medio ambiente y personal educativo, especialmente de guarderías y de centros de Educación Infantil.

En relación con la vacunación de los profesionales y trabajadores de la sanidad, la Consejería, junto a cinco organizaciones sindicales representadas en la Mesa Sectorial de la Sanidad -CSIF, CEMS, UGT, SAE y CCOO- y diez colegios profesionales sanitarios de la Comunidad -médicos, farmacéuticos, veterinarios, odontólogos y estomatólogos, psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, podólogos, logopedas y de ópticos y optometristas, hacen un llamamiento a los profesionales y trabajadores del sector para que participen activamente en la vacunación frente a la gripe, pues su vacunación forma parte del compromiso ético con los pacientes y con la protección de la salud.

Asimismo podrán recibir la vacuna aquellos a los que así se lo prescriba su médico.

Cita previa y administración escalonada de la vacuna

El acceso a la vacunación frente a la gripe se realiza a través de centro de salud o consultorio local, bien solicitándolo presencialmente o por medio de la cita previa telefónica y multicanal habilitada para ello mediante con una opción específica.

Los pacientes hospitalizados podrán ser vacunados durante su estancia en los hospitales y, si se trata de personas institucionalizadas en centros de atención a personas mayores o de asistidos, la vacunación se realizará por medio de los profesionales de Atención Primaria de Sacyl en colaboración con el personal de esos centros.

Se recomienda que sea de forma escalonada a lo largo de las ocho semanas de campaña y siempre tras la oportuna solicitud de cita previa.

Hay que insistir en que la vacunación antigripal es primordial para los enfermos crónicos, por cuanto les protege de los posibles agravamientos y complicaciones que en sus patologías de base provoque la gripe, por lo que en fundamental que se inmunicen ante la enfermedad.

De acuerdo con esta relevancia, los médicos, a través de la historia clínica digital, dispondrán de recordatorios automatizados con el fin de recomendar a los pacientes crónicos menores de 60 años, a los mayores de esa edad y las mujeres embarazadas la conveniencia de vacunarse.

Es importante insistir en la importancia de la vacunación de los profesionales sanitarios y sociosanitarios no solo como medio para su autoprotección y al de su entorno más cercano, sino también como compromiso social y medida preventiva para evitar la transmisión del virus a los pacientes a los que atienden y a los que la enfermedad podría agravar sus patologías previas.

Asimismo, la Junta desarrollará una campaña de vacunación específica dirigida a los empleados de la Administración autonómica.

Aumento de la vacunación

Las vacunaciones sistemáticas, como las de la gripe, constituyen una intervención sanitaria eficiente de gran repercusión para la prevención de enfermedades infecciosas que pueden afectar a los ciudadanos; son, por tanto, la principal medida preventiva, ya que no solo protegen a las personas inmunizadas sino que, al limitar el contagio entre individuos, dificultan la transmisión de enfermedades.

Durante la campaña pasada, 530.950 castellanos y leoneses accedieron a la vacuna frente a la gripe, el 21,80 % de la población.

Este dato autonómico, desglosado por grupos de edad, presenta las siguiente cifras: en menores de 59 años, 115.778 vacunados -el 6,90 % de la población total-; en población de entre 60 y 64 años inclusive, 43.170 -27,35 %-; entre los mayores de 65 años, 371.930 -62,04 %-; y en concreto a partir de los 75 años, 239.489 -un 72,20 %-.

En cuanto a la población residentes en centros de personas mayores, el número de vacunados alcanzaba las 37.166 personas o, lo que es lo mismo, el 91,54 % de los institucionalizados; por su parte, un total de 2.857 mujeres embarazadas se vacunaron.

Tanto en porcentajes y como en valores absolutos, la campaña de 2017 superó ligeramente a los resultados de la anterior, lo que ha permitido a la Comunidad de Castilla y León  mantenerse en lo más alto de los niveles nacionales, solo por detrás de La Rioja.

Los profesionales sanitarios de la Gerencia Regional de Salud, en Atención Primaria que se vacunaron fueron 3.005 –un 34,68 %-, mientras en el ámbito de la Especializada de Sacyl, el número que se alcanzó fue de 7.321 -28,53 %-; en total, 10.326 profesionales inmunizados o, lo que es lo mismo, el 30,08 %

Por su parte, 166 trabajadores de la Gerencia de Emergencias Sanitarias recibieron la vacuna, lo que supone un 51,08 % y también 5.108 trabajadores de centros sociales -el 30,80 %- se vacunó.

Por último, los servicios de prevención de riesgos laborales y mutuas de la Comunidad facilitaron el acceso a la vacunación a 9.847 trabajadores.

Impactos: 76