• Home »
  • Opinion »
  • Los resultados de la consulta de IU sobre el acuerdo con Podemos -con una participación insignificante- certifican la entrega y el vaciado irreversible de la organización
Los resultados de la consulta de IU sobre el acuerdo con Podemos -con una participación insignificante- certifican la entrega y el vaciado irreversible de la organización

Los resultados de la consulta de IU sobre el acuerdo con Podemos -con una participación insignificante- certifican la entrega y el vaciado irreversible de la organización

Conocidos los resultados de la consulta realizada por la dirección de Izquierda Unida (IU) respecto al acuerdo de alianza con Podemos para las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019, Izquierda Abierta (IzAb) quiere poner de manifiesto la baja participación de militancia y simpatizantes, hecho que demuestra la falta de interés y/o desgana respecto al proyecto, a la vez que pone en entredicho la idoneidad de este método para la toma de decisiones trascendentales y, por otro lado, deja sin representación a una parte de la izquierda.

Solo el 42,19% de un censo actual de 29.510 participantes ha votado en el referéndum interno, un porcentaje que se hace más insignificante si se compara con el resultado del celebrado en 2016, donde el censo era de 72.041 participantes. En ese sentido, la no participación de las bases en la consulta realizada es una demostración de rechazo que merece ser atendida y comprendida.

Por otro lado, cabría preguntarse qué ha pasado con las más de 40.000 personas que se han quedado en el camino en apenas dos años. Esta dirección debería ser crítica consigo misma y analizar por qué se produce tan alta desafección.

En opinión de IzAb, la centralización de las decisiones, negando el debate y la participación de las bases en las realidades autonómicas y locales, desaniman a la afiliación y a los simpatizantes y provocan no sólo una escasa participación, sino el abandono. A la luz de los datos, IzAb considera que es evidente que una mayoría de IU ha optado por la abstención en el proceso, o lo que es lo mismo, por la no participación.

Todo esto debe llevar a la organización a una profunda reflexión sobre el método utilizado, sobre la estrategia de confluencia (la sopa de siglas de la que en 2015-16 tanto se renegaba) y sobre el momento de insignificancia que está viviendo IU. La restricción de la confluencia a la coalición clásica de partidos, con Podemos y Equo, es un error que limita las posibilidades y reduce el ámbito de acumulación de fuerzas que podría tener un planteamiento más democrático y plural, desde las realidades territoriales y en apertura programática y de convivencia de la izquierda.

Considerar el resultado de la consulta como válido para el acuerdo unidireccional sin más análisis de lo sucedido y sin un replanteamiento por parte de la dirección federal sobre su política de alianzas confirma la renuncia de IU a representar a una izquierda seria y con voluntad de cambio y certificará la entrega y el vaciado de la organización será irreversible.

Ante lo que ha provocado el referéndum en algunas federaciones y su resultado, IzAb se plantea un tiempo para analizar la nueva situación creada y valorar la necesidad de dar respuesta a una parte de la izquierda transformadora hoy abandonada y frustrada ante el entreguismo de IU a Podemos.

¿Unidad popular?

Por otro lado, para IzAb el acuerdo marco con Podemos, tal y como se ha realizado y concebido, entierra los propios discursos sobre la unidad popular y la voluntad de sumar a más, incluso a independientes de fuera de los partidos políticos. Entierra incluso la pretensión, tan enarbolada, de ser un movimiento político y social porque solo considera “válidas” las confluencias donde Podemos tiene problemas para erigirse a la cabeza e IU renuncia incluso a espacios que ella misma ha impulsado con otras y otros.

Impactos: 63

Compartir