Gareth Bale puede presumir de haber cuajado la mejor temporada de su vida. Lejos queda aquel lateral zurdo que hipnotizaba a Europa con sus cabalgadas por la banda izquierda desde la defensa. El galés empezó con Benítez a convertirse en un futbolista total con el ya poderío físico del que disponía.

Muchas veces anclado en la derecha, donde corre con el freno de mano echado, su hábitat empezó a ser cualquier zona del ataque del Real Madrid. Unido eso a un fútbol más combinativo y a apariciones constantes por la mediapunta, han hecho de él un jugador asociativo que genera y crea para los demás compañeros, no solamente para él mismo.

Todo esto le ha llevado a convertirse en mejor futbolista y a cuajar su mejor temporada, no sólo desde que está en el Madrid, sino de siempre. Ya sabíamos que era importante en los momentos decisivos. La Copa del rey y la Champions de 2014 así lo atestiguan.

2016 ha sido su año. En este periodo con un juego de su equipo enrarecido por los cambios en la dirección técnica, las lesiones, etc.. ha interpretado su papel de jugador franquicia a la perfección. Ese papel es habitualmente desempeñado por Cristiano Ronaldo, como demostró en la reciente final del Mundial de Clubes o en la remontada de cuartos de final de la Champions ante el Wolfsburgo pero, por fútbol y en ocasiones por goles, Gareth Bale ha sido quizás más determinante que el astro portugués. Su capacidad de sacrificio, su honestidad en la creación de juego y su capacidad de fulminar en los momentos clave, hacen que el galés merezca estar mucho más arriba en la votación final del Balón de Oro.

Para esta candidatura añadimos la heroicidad de su selección. Él solito, con destellos de Ramsey, fue capaz de llevar a un país como Gales a la seminal de una Eurocopa. Recuerdan a Ryan Giggs,  pues no fue capaz de meterlos en una fase final. Con este ejemplo no se pretende ni mucho menos menospreciar al mítico once del Manchester United, sino poner en valor la proeza del `Expreso de Gales`.

Es decir, una evolución en el juego llevándole a ser un futbolista total, una Champions con el Real Madrid siendo el mejor jugador de la final, una semifinal de una Eurocopa con Gales y sobre todo, el ser más que decisivo en todo esto, son razones más que suficientes como para poder haber ganado el Balón de Oro o, como mínimo, quedar en el Podium. France Football no valoró esto y se olvidó del ´Príncipe de Gales´

Juan Lorenzana Prieto @juanlp91

Foto destacada: Twitter:  

Foto texto: Federico Titone @fedetitone

Impactos: 85