• Home »
  • Sociedad »
  • Los denominados “tocomocho” y “estampita”, los sistemas más utilizados
Los denominados “tocomocho” y “estampita”, los sistemas más utilizados

Los denominados “tocomocho” y “estampita”, los sistemas más utilizados

Los denominados “tocomocho” y “estampita”, los sistemas más utilizados

Estas modalidades delictivas se cometen aprovechando la codicia, la avaricia, la candidez o incluso la buena fe de la víctima

11-agosto-2017.- Recientemente se han denunciado en la Comisaría de Policía Nacional dos nuevas estafas a personas de avanzada edad en la vía pública logrando sendos botines de 8.000 y 2.000 euros respectivamente.

Parece ser que la edad de las víctimas supone una ventaja para los estafadores pese a las frecuentes charlas que se imparten en los centros de la tercera edad, dentro del Plan Mayor Seguridad que vela por la seguridad de nuestros mayores como objetivo primordial, aconsejando pautas de conducta para la prevención de los delitos que, con mayor frecuencia, son víctimas las personas de edad avanzada.

La labor de concienciación para prevenir estos hechos se ha hecho extensiva a los empleados de las entidades bancarias a quienes se han impartido charlas para que adopten medidas ante peticiones significadas de reintegros realizadas por nuestros mayores y que ante cualquier indicio de que puedan estar siendo víctimas de alguna estafa lo pongan en conocimiento de la Policía Nacional.

Es necesario, por tanto, recordar el modus operandi de estos delincuentes y los timos más frecuentes en la provincia de León, así como unos fáciles consejos para no ser víctimas o, en su caso, posibilitar la detención de los autores que se aprovechan de la codicia, la avaricia, la candidez o la buena fe de la víctima.

El “tocomocho”.

Término que deriva de la expresión “tocó mucho”. En esta modalidad intervienen normalmente dos estafadores. El primero, se hace pasar por “tonto” o alega alguna minusvalía y se acerca a la víctima. Manifiesta que tiene varios billetes premiados (normalmente de la ONCE) y pide ayuda a la víctima alegando no saber como cobrar el premio, bien porque es extranjero irregular y no tiene cuentas bancarias, bien porque no tiene cartillas abiertas en el banco…

Rápidamente se acerca el compinche del estafador, al que policialmente denominamos el “gancho”. Hace ver a la víctima la suerte que se les presenta y lo ventajoso que puede resultar engañar al tonto…

El gancho se ofrece a ayudar y convence a la víctima para compartir los beneficios, normalmente comprando los falsos billetes premiados. Es el primero que consigue una cantidad de dinero en metálico y se ofrecen a acompañar a la víctima a casa o al banco para adquirir otro tanto. Conseguido, piden a la víctima que compre un bocadillo o una botella de agua para tomar una medicina que el “tonto” dice necesitar, momento que aprovechan para escapar.

La “estampita”.

Aquí, el “tonto” lo que muestra a la víctima es un billete de alto valor. Le dice que tiene muchas estampitas como ésa, todas repetidas. De forma similar, se acerca el gancho y operan de igual forma tratando de adquirir el fajo de billetes que parece tener el tonto y que en realidad son recortes de periódicos.

En León este año los estafadores, por estos dos históricos modos de defraudar, han logrado más de 100.000 euros en 15 hechos denunciados.

Desde la Policía Nacional SE RECOMIENDA, por tanto:

 No hacer ostentación de joyas o efectos de valor.
 No aceptar propuestas ventajosas en la calle, que sin duda serán un timo.
 No resistirse con fuerza y provocar un tirón en el que podemos resultar lesionados.
 Hacer un esfuerzo por retener las características físicas de los autores, su vestimenta y datos del vehículo, en su caso.
 Llamar inmediatamente al 091 aportando los datos de prendas de vestir y colores de las mismas; matrícula, marca, modelo y color del coche, para que los agentes patrullen por la zona y se consiga su detención.

Compartir