Enroque

Enroque

enroque

El enroque es una jugada estratégica del ajedrez que generalmente se realiza para defenderse frente a una amenaza.

Esta jugada es precisamente, la que ha seguido el Sr.Rajoy desde el mismo momento en que se supo el resultado de las Elecciones Generales, o sea, se ha enrocado sobre su posición, y en esta perseverancia permanece como continuación del duermevela que ha venido practicando durante toda la pasada legislatura.

Pero a estas alturas de la función,la citada estrategia ya ha sobrepasado los límites de tiempo para continuar la jugada y más aún,la partida que se está librando en el tablero político de nuestro país.

Aunque legalmente sigue siendo el el Presidente en funciones, la realidad ya le ha sobrepasado y no ejerce ni en funciones, ni como presidente ni como expresidente. Yo más bien  lo veo como un “okupa” en la Moncloa.

Más que con asesores políticos el Sr Rajoy debería de consultar con algún psicólogo recomendable ya que sus anhelos de emular al Cid Campeador resultan patéticos pues no solo es un cadáver político sino que además ya está amortizado para su partido y para los ciudadanos españoles.

Alguien con autoridad moral le debería de enseñar la puerta de salida y el camino a recorrer  –después de tantos años de “sacrificio” dedicados al servicio público – que no debería ser otro que el de su puesto de trabajo.

Pero mientras el Pte. en funciones mira el tablero desde su enroque ,otros actores políticos mueven o intentan mover las fichas.

Hay sobre la mesa un pacto imposible,un pacto inútil que tergiversa lo que en las urnas han proclamado los ciudadanos.No lleva a ninguna parte pero lo esencial es el cambio de presidente porque parece que Pedro Sanchez no se resigna a ir de convidado.

No esperaba menos del PSOE,partido nada fiable, que siempre proclama una cosa y hace otra bien distinta. No es de extrañar que PODEMOS quisiera un pacto con incorporación de ministros pues es la única manera de realizar un marcaje  al hombre para que no se diera vuelta a lo pactado.

El Partido Socialista lleva haciendo esto cada vez que gobierna y justificándolo como políticamente correcto o como lo posible.

El colmo de la desfachatez es que para lograr las pretensiones de Pedro Sanchez, el PSOE ofrece propuestas programáticas a la carta,en función de lo que cada grupo o partido requiera.

Ahí está el cambio.

Angel L.Nieto

29 de Febrero de 2016

Compartir