A proposito del efecto “CHARLIE HEBDO”

A proposito del efecto “CHARLIE HEBDO”

charlie-hebdo

Ni he leído ni visto nunca esta revista, entre otras razones porque no ha caído en mis manos, ya que leo u ojeo cualquier cosa, pero a pesar del efecto mediático y de que asombrosamente millones de franceses – y seguro que otros tantos de españoles- se quedaron con las ganas de obtener un ejemplar en esta última edición, mi interés por leerla sigue siendo el mismo o sea ninguno y tampoco es que le tenga una aversión especial, pero ni me gustan los efectos mediáticos ni escuchar o leer a quien se mofa de todos para demostrar que es el más gracioso y de paso obtener negocio.

Esto último lo digo porque, según se dice, esta revista se parece a otra que se edita desde hace muchos años en nuestro país con contenido similar.

No dudo que la gran mayoría de los ciudadanos estemos en contra del asesinato de congéneres, por la causa que sea y especialmente si es por terrorismo premeditado y con independencia de las razones. Para ello, los que vivimos en sociedad, hemos creado normas y procedimientos para su erradicación, que por lo que se ve son escasamente eficientes y por sus resultados más bien insuficientes.

Que pinta la banda de políticos sacándose fotos mediáticas y en manifestación multitudinaria como consecuencia del acto terrorista de París. No son nuestros representantes, los que voluntariamente se presentan y hemos elegido entre otras cosas para garantizar nuestra seguridad. Y se manifiestan unidos pidiendo el fin del terrorismo, como si se tratase de los obreros que reivindican una mejora salarial. Al menos éstos intentan presionar a la empresa, pero los políticos ¿a quién?, a ellos mismos, a los ciudadanos, a los terroristas, a otros gobiernos, ¿a quién?. O sólo se trata de salir en la foto y hacer campaña electoral para seguir en el rollo. Cuantos años lleva España sufriendo los estragos del terrorismo, con persistencia y actuaciones mucho más graves que la ocurrida en París. Cuantos años estuvo Francia dando cobijo en su territorio y pasando de actuar contra los terroristas que actuaban en España. Y otros países, algunos de nuestros gobiernos autónomos. Es que hay terrorismos mas buenos que otros. Tantos años de combate, enormes cantidades de efectivos materiales y humanos y parcos resultados. Lo resolvemos andando de manifestación por París en honor de multitudes ¿para que?.

Respecto a la libertad de expresión hartamente reivindicada por todos como si fuera la libertad mas básica, ¿vale para todos y para todo?. Pueden una o unas personas mofarse y cachondearse de otras de forma reiterada -incluso haciendo negocio de ello- respecto a su raza, aspecto, forma de vida o creencias, dando por sentado que en aras a la expresada libertad el ofendido o los ofendidos han de aguantarse y sonreir. Para unos vale todo y para otros no vale casi nada. Las sociedades se crearon en base al respeto y a la ayuda mutua pero siempre en ambos sentidos no solo en uno.

Todos creíamos olvidado que antes los pueblos crecieron y se expandieron fundamentalmente conquistando a otros y quedándose con sus pertenencias y ganaba el más fuerte. Parece que no deberíamos haberlo olvidado porque aunque con otras armas y estrategias sigue vigente, por lo que excepto que nos inmolemos como sociedad, hay que luchar y si queremos tener alguna oportunidad, tenemos que elegir a representantes o lideres comprometidos no a personas que solo desean un sueldo para poder vivir del rollo.  

El Picotazo ciudadano

Compartir